Entrevista con la poeta Claudia Luna Fuentes

“Tánger es una ciudad mítica para el medio literario”.

La poeta Claudia Luna Fuentes en Tánger

La poeta Claudia Luna Fuentes en Tánger

La poetisa Claudia Luna Fuentes nació en Coahuila, México en 1969. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Coahuila, Magíster en Historia de la Sociedad Contemporánea por la Universidad Iberoamericana.

Entre sus libros cabe destacar: ‘Ruido de Hormigas’ (Gatsby Ediciones, 2005), ‘Casa de Sol’ (Icocult-Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, 1996); ‘Los Frutos del Sol’ (Editorial Castillo Mac Millan, 2006) y a punto de presentarse dentro del Encuentro Internacional de Poesía Manuel Acuña, en México a celebrarse del 27 al 29 de agosto de este año, la antología personal ‘Las flores desenfundan sus espinas´, Secretaría de Cultura del Gobierno de Coahuila, 2013.

Usted fue invitada de honor en la última edición del Festival Tánger Encuentro de culturas de julio. ¿Cómo evalúa usted este festival ya que ha asistido a la mayoría de sus talleres y actividades?

Es un festival bien planeado. Los tiempos bien cronometrado tanto en espacios cerrados como en la plaza. Para mí esta última propuesta es vital: sacar el teatro y todas las manifestaciones artísticas a las calles para que los mensajes lleguen a un público que incluso no se lo espere. Que les asalte y sorprenda como lo hizo, una puesta en escena, considerando que una de las funciones del arte es la alteración de la realidad, una realidad que al sufrir una metamorfosis en lamente de un creador, potencia su fuerza. Para mí esta decisión fue muy buena.

Por otro lado, fui testigo del esfuerzo organizativo de la asociación Alkantara, presidida por Tarik Rami;  muchos de sus integrantesposeen una trayectoria de gran influencia en la vida cultural en Tánger y sus cercanías. Creo que este festival merece un apoyo todavía más fuertede las autoridades para que tengamayor capacidad de invitación a creadores, traductores, dramaturgos y actores del extranjero; será fácil fortalecer ese trabajo de ya tiene dos años realizándose.

La publicidad del festival en vehículos, con imágenes anunciando sus actividades, llamó mi atención, pues es más habitual ver a un vehículo así,en las calles no sólo de Tánger, sino también de México, promoviendo productos o bebidas. Otro resultado es la adhesión de niños y jóvenes a grupos teatrales que Alkantara ya tiene formados. El arte libera, permite otra mirada sobre la realidad; ayuda a resistir y a denunciar.

Esta es la segunda vez que visita Marruecos ¿Que le ha parecido esta vez el reino alauita?

Hasta este viaje puedo decir que conocí realmente Tánger, una ciudad mítica para el medio literario. Aquí conviven una asombrosa diversidad de formas de vida y pensamiento. Su bullicio corresponde a la dinámica que le otorga ser un puerto que une dos continentes.

Esto le otorga una riqueza de préstamos e  intercambios en las esferas cultural, social y económica que la convierte en una joya intercultural. Si bien llegué a Marruecos para participar en el festival gracias al puente establecido por el trabajo de traducción de mis poemas que realiza el escritor y fotógrafo Annafs Azzakia Ibn Sbih, mi arribo estuvo impulsado por la búsqueda de atmósferas para la escritura. Para mí, vida y literatura son una.

Esto me llevó a ingresar más allá, a conocer a gente en otros espacios, busqué salir de un entorno citadino que es leído fácilmente por cualquier viajero y decidí entrar a otros ritmos, a pueblos pequeños. Busqué vivir una experiencia que ahora se está traduciendo en poemas.

¿Con qué se queda usted de Marruecos? Y ¿qué es lo que echa usted de menos de Marruecos?

Me quedo, si cierro los ojos, con el viento empujándome hacia delante. Es curioso, pero esta sensación al llegar apenas, saliendo del aeropuerto y ser empujada por ese viento poderoso que distingue a Tánger en esta época, la había plasmado en ‘Anda’ de La turba, un poemario sobre el hambre. Fue como si la existencia me devolviera esa invitación. Estos son los versos: Qué lujo esta piel humana / la cabellera escasa o abundante / los sonidos del mundo como campanas magníficas / el agua que del sexo fluye / las formas dentro y fuera que ven los ojos / la fuerza de la ventisca que te empuja el cuerpo / como diciendo / anda / vive.

Me llevo el colorido de las ropas, la henna en las manos de las mujeres, las túnicas que enmarcan con sensualidad los cuerpos masculinos, los platillos exquisitos en los que veo orígenes de la comida que he probado desde niña en el norte de mi país, en Coahuila, de donde soy. Con esa experiencia casi salvaje de comer una cabeza de un carnero partida a la mitad y servida en un plato blanco.

Marruecos te jala y sumerge en todos los sentidos, es absolutamente corporal. Aquí los cuerposnadan en una atmósfera donde la arquitectura marca la vida. Todo ocurre con la consideración de los espacios en donde uno se encuentra, el ritmo de la vida afuera y el ritmo de la vida en lo privado son intensos, pero muy distintos. La conciencia marroquí tiene tatuada la arquitectura en el ejercicio del cuerpo, más que en otros lugares en donde he estado. Extraño el té marroquí, el yogurt fresco y el helado mar Mediterráneo cristalino con sus rocas ocres y el bullicio de las familias que acudían a hacerse el tayin con peces recién sacados del agua.

Pero sobre todo, extraño las dunas rojas de Mhamid, el horizonte hirviente, la arena quebrándose entre mis dientes. Extraño ver los rostros de gente tan querida que me recibió con generosidad en su casa y con su familia.Quisiera volver a ver a Fátima, esa niña del Sahara, que como muchas niñas en mi país, camina más de 10 kilómetros diariamente para ir a la escuela.

¿Cuál es su reacción al escuchar sus poemas traducidos al árabe por Annafs Azzakia y tienen algún plan para traducir su obra al árabe?

Primero vi su caligrafía, es hermosa. Como ves, la primera experiencia fue visual. Siento un hondo respeto y agradecimiento por su trabajo que es el trabajo de un creador, de un poeta evidentemente. Y esto fue más claro a la hora de la lectura, su forma de leer es muy emotiva, me gustó cómo leyó esas versiones que le costaron muchas horas de consulta y revisiones.

Tengo entendido que Annafs continua traduciendo más poemas, un hecho que agradezco profundamente. Y en este sentido, hace unos díashice una petición a la Secretaria de Cultura para poder editar ‘La turba’ con su versión en árabe, quieroque la gente aprecie la belleza de este idioma en sus formas, por lo que tengo en  mente una edición que considere como diseño, la caligrafía árabe, en ocasiones anteriores he tenido la fortuna de trabajar desde el lado de la edición.

Actualmente, me encuentro esperando una respuesta, sé que hay muchas prioridades en mi estado y muchos creadores pidiendo apoyos, pero tengo confianza en este proyecto, pues son pocos los escritores -se cuentan con los dedos de las manos- que han sido traducidos al árabe; entonces espero que este punto cuente un poco.

En la presentación de su obra en Tánger, usted insistió en leer sus poemas que abordan la violencia, la pobreza ¿Se siente usted defensora de la gente humilde?

Sí, insistí en el sentido de que ya Annafs había traducido poemas de La turba y me dijo que los sentía cercanos; que describían la realidad marroquí. Pedí su lectura considerando esto, y también porque la poesía no sólo es hablar de la belleza de las rosas.

No me siento defensora de la gente humilde porque pertenezco a esta gente, mi familia ha sido una familia de esfuerzo; hablo desde una realidad que conozco en una de sus partes, y que lacera  mi país porque se ha mezclado la pobreza con el narcotráfico; el resultado es terrible en algunas ciudades ypueblos. Digamos que busco reflejar desde lo personal, una vivencia colectiva. Busco decir que es posible resistir y cambiar.

¿A qué se debe la violencia en su país y cuál es la solución para acabar con este dilema social?

La violencia que se vive en mi paístiene diversas raíces, no podría abordar toda su complejidad, pero te diré algunas:la falta de oportunidades de trabajo digno, quiero decir remunerado medianamente. Es obvio que existe un interés empresarial tanto nacional –hablo delos grandes corporativos-, como de las empresas extranjeras, por mantener salarios de miseria, apoyados por los gobiernos que quieren convencernos que generar trabajo de maquila es generar “calidad de vida”.

Los salarios raquíticos generan entre otras cosas, una mala nutrición, y también la sensación de afrenta de la clase menos favorecida, que es la más abundante.

Por otra parte, los actos de corrupción evidenciados ahora por las redes sociales, en el caso de que quieras echar un ojo, persiguen al sistema político mexicano; luego tenemos la aparición del conflicto del narcotráfico que ha generado en algunos puntos, violencia dirigida no sólo de un cártel a otro, sino que también, ha tomado como rehén a ciudadanos.

Como mexicana, amo profundamente mi país; hasta ahora me has preguntado solo por el caso de la violencia, pero tenemos una gran riqueza y puntos muy luminosos, gente muy valiosa dentro de los gobiernos y además, un espíritu de resistencia y alegría, incluso de burla ante la muerte; pero atendiendo a tu  pregunta, te diré que la solución que veo –no soy economista ni socióloga- implica un esfuerzo titánico: exigir y ofrecer una forma de convivencia ciudadana que incluya por ley, la rendición y transparencia de cuentas, sería sencillo pero quirúrgico.

Por otro lado, los gobernantes tendrían qué estar obligados a negociar con los corporativos nacionales e internacionales para que mejoren los salarios; suena naive,pero si esto se convirtiera en una petición global de los gobiernos de los países en donde las compañías extranjeras pagan sueldos de miseria, no tendrían otra opción. Violencia no es sólo el acto en el que alguien te lastime físicamente, violencia es vivir soportando factores injustos. Como ves, soy muy ingenua, por eso escribo poesía.

 ¿A usted le inspiró el café Hafa como a tantos escritores famosos que pasaron por Tánger?

Claro. De hecho, era un punto considerado en este viaje. Fue como tener una hoja, ya no en blanco, sino en azul mar Mediterráneo; esa era mi hoja, una hoja que merecía ser escritapor lo pronto, sólo con el silencio. Fui a encontrarme con el fantasma de Paul Bowles.

Publicado en Diario Calle de Agua 22/08/2013.

Anuncios

Acerca de najmi

Blog de la prensa
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s