Entrevista con Mohamed Laachiri, exredactor Jefe de La Mañana

 

El escritor Mohamed Laachiri. Foto: Mohamed Messari

El escritor Mohamed Laachiri. Foto: Mohamed Messari

“Una casualidad me ha convertido en escritor marroquí en lengua española”

Mohamed Lahchiri, fue miembro fundador de la AEMLE, nació en Ceuta en 1950 es periodista, docente y traductor hispano-marroquí que escribe en española. Fue profesor de árabe clásico y de árabe marroquí hablado. Ahora enseña español.

Escribió sus primeros cuentos ceutíes en árabe, que publicó en las páginas literarias de diarios de Casablanca y Rabat. Desde 1990 hasta el 2003 fue periodista y luego jefe de redacción del diario marroquí en castellano, La Mañana, que publicaba el Grupo Maroc Soir en Casablanca.

En 1994, publicó su primer libro de cuentos, Pedacitos entrañables, y en el 2003, el segundo, Cuentos ceutíes, que tuvo una excelente acogida en la patria chica del autor. En 2006 publicó su tercer libro de cuentos, Una tumbita en Sidi Embarek

Abdelkhalak Najmi. Usted publicaba sus primeros cuentos en árabe y luego decidió publicar en español. ¿A qué se debe este cambio?

Mohamed Lahchiri: No decidí yo, fue la casualidad. Yo publiqué en el diario « Al Bayan » de Alí Yata, que se publicaba en Casablanca, mi primer cuento en árabe en 1973, un cuento ceutí que se titulaba « Al aamal al yadid », esto es, « El nuevo trabajo », luego publiqué otros cuentos en « Al Alam» y otros diarios. Pero escritores e intelectuales marroquíes amigos de la época –A Chaoui, M Mesnaoui…- me aconsejaron que sería mucho más útil para nuestro mundillo literario marroquí que me dedicara a traducir al árabe algunas de las joyas (breves o extensas) de la literatura escrita en español, especialmente la latinamericana (Neruda, Borges, Cortázar, G Márquez, Benedetti, etc.) y me ví dedicado a traducir al árabe obras escritas en español… Traduje mucho, eso sí, siempre cosas que me gustaban mucho, durante 17 años…

Hasta que en 1990 encontré trabajo en el grupo Maroc Soir, en Casablanca, que había creado el diario La Mañana –por órdenes del rey Hassan II, que estaba enfadadísimo con Francia, donde se había publicado un libro que le atacaba de forma muy virulenta- y como, entre otras cosas, me ocupaba de una página semanal dedicada a publicar trabajos de los lectores, empecé a escribir cuentos en español en esa página, con el seudónimo de Abu Siham, y un caballero español leyó varios de mis historias y me propuso publicarlos en un libro… Así fue como, por casualidad, me convertí en un escritor marroquí en lengua española.

  1. N: ¿Cómo evalúa su experiencia como periodista y luego como redactor jefe del diario La Mañana?

M. L: Fue muy positiva, yo en ese periódico he conocido a mucha gente interesante, he aprendido muchas cosas sobre el oficio de periodista y de escritor, he aprendido muchisimas cosas sobre mi país, he viajado mucho, he disfrutado muchísimo… Llevaba muchos años, casi veinte, esperando una oportunidad de trabajar en « la cocina » misma de un periódico y cuando se presentó dicha oportunidad, la atrapé con uñas y dientes. La experiencia duró 13 años que fueron los más intensos de mi vida.

Uno de los resultados felices de esos 13 años, son los cuatro libros de relatos que he publicado y de los que estoy muy orgulloso.

  1. N: ¿Qué mensaje quiere transmitir a sus lectores a través de sus obras?

M. L: Bueno, primero quiero rescatar todo lo relacionado con la comunidad musulmana en la Ceuta de los años 50 y 60, especialmente en la barriada del Príncipe Alfonso, que ahora es estrictamente musulmana –quiero decir que ahi sólo viven musulmanes- y en la que en aquel entonces vivían payos, gitanos y musulmanes; y segundo, yo me dirijo a los lectores españoles ceutíes y les cuento cosas de musulmanes, les digo como somos, como vivimos, qué nos preocupa, etc.

También me gusta decir lo que decía G Márquez, que escribo estas historias para que mis amigos, mis vecinos, mis paisanos me quieran un poquito más.

  1. N: ¿Por qué desapareció el periódico La Mañana, que fue el único espacio donde los hispanistas marroquíes empezaban a dar sus primeros pasos en la literatura marroquí escrita en español? 

M. L: Ya he dicho que el periódico vio la luz gracias a una rabieta monumental del rey Hassan II contra Francia, una rabieta que no duró mucho. Al principio, los responsables del grupo Maroc Soir, obedeciendo órdenes del Palacio Real, estaban interesados por contratar a gente comptetente capaz de hacer un buen periódico, pero este interés no duró mucho. En cuanto las aguas de las relaciones entre Francia y Marruecos volvieron a su cauce (creo que esto se produjo tras la firma en Rabat del acuerdo de amistad, buena vecindad y cooperación entre España y Marruecos)… pues, La Mañana perdió ese interés, esa importancia que tenía al principio y su plantilla quedó más que corta y sólo siguió sobreviviendo porque su creación era una orden del rey Hassan II. Yo dejé de trabajar ahí porque mis relaciones con el director general del grupo Maroc Soir eran pésimas; fue en el 2003 y poco después se produjo la escandalosa publicación de un artículo que atacaba al régiman del rey Hassan II, porque un periodista horriblemente perezoso no se tomó la molestia de leer el artículo antes de mandarlo a publicación, sólo leyó el título « Los amigos de Marruecos »… La cosa llegó a los tribunales y poco después un nuevo director general quitó de en medio La Mañana.

Con Mohamed Laachiri

Con Mohamed Laachiri

Creo que el periódico tuvo también la mala suerte de ser creado y de editarse en un ambiente muy muy francófono y arabófono.

  1. N: La disolución de la Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española (AEMLE) fue un hecho lamentable y triste para muchos jóvenes hispanistas marroquíes. ¿Qué supuesto para Lahchiri la desaparición de esta asociación?

« Había miembros de la AEMLE que no estaban a la altura de llevar con honestidad y seriedad una asociación como ésta »

M. L: Tú lo has dicho: lamentable y triste. Perdona que te esté tuteando, no lo he podido remediar, es que tú eres muy joven y yo ya jubilado…

La Asociación fue creada en Larache a finales de los años 90, creo que en 1997. Yo fui miembro fundador. Pero pasado el tiempo de entusiasmo y alegría por la creación, vimos claramente que había miembros que no estaban a la altura de llevar con honestidad y seriedad una asociación como ésta (se impidió la entrada en la misma a algún escritor importante, por ejemplo) y las cosas fueron a peor cuando apareció el dinero, cuando la Asociación recibió alguna ayuda financiera importante. Basta con decirte que la Asociación sólo publicó libros de escritores que tenían la sartén por el mango y que vivían en el Norte de Marruecos, o sea que estaban juntos y formaban un corrillo de amiguetes (los que vivíamos en Casablanca, Rabat, Fez o Uchda no recibimos ni siquiera una falsa promesa. Yo publiqué mis « Cuentos ceutíes » y puse en la portada « Publicaciones de la Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española », pero a la imprenta de Casablanca la pagué con mi dinero y los únicos de me echaron una mano fueron escritores de Casablanca que leen y escriben en francés o en árabe.)

Y en mi caso la guinda fue cuando, en el 2010, les pedí una hoja de papel con membrete de la AEMLE , para mandar a la prensa nacional una protesta contra la Academia de Casablanca (Ministerio de Educación Nacional), que me había denegado el permiso para viajar a Chile, donde había sido invitado a dar unas conferencias en la Universidad. Me dijeron que, como la Asociación estaba en trance de disolución, no les quedaban folios con membrete.

  1. N: Usted sólo escribe cuentos. ¿No ha intentado cultivar otros géneros literarios como son la novela, la poesía o el teatro?

« En mis historias pretendo rescatar todo lo relacionado con la comunidad musulmana en la Ceuta de los años 50 y 60, especialmente en la barriada del Príncipe Alfonso »

M. L: Bueno, si hojea « Un cine en el Príncipe Alfonso » verá que el último relato, que es el que presta el título al libro, es muy largo, unas 60 páginas, ya no es un cuento literario. Mi amigo el arabista Carmelo Beltrán, de la Universidad de Granada, lo considera una « novelita ».

Por otra parte, yo he escrito muchos artículos, tanto en árabe como en español, me siento bien en este género literario, y tengo una novela -¿qué escritor no sueña con escribir una buena novela ?- que publiqué por entregas en La Mañana , en el 2001, y ahora la estoy ampliando y retocando para publicarla en libro. Escribí versos en 1992, que publiqué con seudónimo, dirigidos a una mujer, con el objetivo de conquistarla.

  1. N. Siendo un ceutí, ¿cómo evalúa la serie « El Príncipe », que emite actualmente Telecinco y aborda el tema de la droga, el terrorismo,…?

M. L: Sólo he visto un par de capítulos. Está bien hecha, pero hay algún que otro chirrido, como la escena de la mujer musulmana mayor, de familia acomodada, en su casa, en familia, con un cigarrillo en la mano a lo Marléne Dietrich. Aunque llevo más de 40 años en Casablanca, lejos de la patria chica, me cuesta creer que exista un personaje así en la vida real de la barriada. Yo creo que el guionista tenía que haberse tomado la molestia de consultar con gente seria de la barriada.

Pero espero que la serie le eche una mano, en lo que a publicidad se refiere, a mi último libro « Un cine en el Príncipe Alfonso »… Esto último lo digo medio en broma…

  1. N: ¿Qué le parece que le comparen con el escritor larachense Sergio Barce, como escritor de frontera?

M. L: Sergio es un buen amigo y el que un profesor de una universidad californiana, como Cristián Ricci, nos dedique un capítulo entero de un libro suyo a mi amigo y a mi, al considerarnos a los dos escritores de frontera… me llena de satisfacción, como me satisface también el que Sergio diga siempre –desde antes de que nos hiciéramos amigos- que le gustan mucho mis relatos.

  1. N: ¿Qué opina de los diferentes congresos de periodistas del Estrecho, en alguno de los cuales ha participado?

M. L: He asistido a muchos de esos congresos y considero que el mayor objetivo de estos encuentros es que españoles y marroquíes dialoguen, se conozcan y -!ojalá!- se respeten, se estimen y se quieran.

A.N: ¿Cómo observa la futura generación de hispanistas en Marruecos?

M. L: Si te refieres a los escritores marroquíes en lengua española, sólo puedo decir que varios  poetas marroquíes muy jóvenes estuvieron hace algunos años en un encuentro organizado por el Cervantes de Tánger y que me han gustado mucho. Y espero que un día no lejano alguien nos sorprenda con un buen libro, una buena novela sobre Marruecos.

A.N: ¿Qué planes tiene usted de cara al futuro?

M. L: Estoy escribiendo un nuevo libro de relatos « Los zapatos de Al-lal y otros cuentos desde Casablanca » y espero terminar pronto la novela de la que acabo de hablar y que se titula « Una historia repelente ». Y supongo que cuando publique estos dos libros, seguiré escribiendo relatos…

Entrevistado por Abdelkhalak Najmi,

 

 

Anuncios

Acerca de najmi

Blog de la prensa
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entrevista con Mohamed Laachiri, exredactor Jefe de La Mañana

  1. Pingback: “EL PRIMER BESO”, UN RELATO DE MOHAMED LAHCHIRI | Sergio Barce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s